Enviar un email a la persona equiocada y querer detener el tiempo

Leticia Samper Suárez

¡A muchos nos ha pasado! Llegas a la oficina dispuesto a resolver los emails que tienes pendientes, redactas un  correo, eliges el destinatario y… ¡¡BOOM!! Lo envías a la persona que no debías y encima con un informe confidencial.

En realidad, es más habitual de lo que nos gustaría e incluso existen historias para no dormir, como la de aquel empleado que envió un email a una dirección de correo equivocada, desvelando información confidencial sobre más de 1.300 clientes de una entidad bancaria. Sin noticias de ese pobre chico desde entonces….

Para que esto no ocurra nunca más, el equipo de Singular Factory ha desarrollado MailPanic.

Te contamos los detalles a continuación:

post-mailpanic-es