Los Proyectos Software en Singular Factory (Parte 2)

Izzat Sabbagh Rodríguez
DIAGRAMAS DE LA FELICIDAD

Somos de la opinión de que las metodologías de desarrollo deben entenderse como herramientas de ayuda y no como un corsé que te impida adaptarte a tus condiciones propias como empresa, o a las de tus proyectos.

Es por ello que no nos “casamos” con ninguna de ellas, sino que cogemos lo mejor de cada una, siempre y cuando nos ayude a resolver los problemas que nos plantea cada uno de los proyectos. Aprovechamos cualquier aspecto que nos ayude y que se pueda ajustar a las peculiaridades de nuestro equipo humano, teniendo en cuenta siempre lo que nos ha enseñado nuestra dilatada experiencia en el sector. Si bien nuestra forma natural de trabajar es el uso de ‘SCRUM’ como camino ágil para planificar entregables a corto plazo, nos gusta también mezclar los ‘sabores’, y darle un poco de ‘aderezo’ de ‘LEAN’ para terminar ‘adornándolo’ con ingredientes de nuestra propia cosecha.

Vista de UNO DE NUESTROS “DIAGRAMAS DE LA FELICIDAD”

Vista de UNO DE NUESTROS “DIAGRAMAS DE LA FELICIDAD”

Una vez definido, consensuado y aceptado por el cliente el alcance del proyecto, nuestra metodología comienza por entregarle lo que va a obtener al final del proyecto. Así que inicialmente desarrollamos el “diagrama de la felicidad”, un representación gráfica final muy visual de cada una de las ‘vistas’ del proyecto. Lo denominamos de esta manera, porque le otorga a nuestros clientes la felicidad de ‘ver’ lo que les vamos entregar al final del proyecto, desde el minuto uno. Así que, es en ese momento, una vez validado y aceptado, cuando nos ponemos en marcha con la programación propiamente dicha.

Scrum nos guía en la senda del desarrollo bajo pequeñas iteraciones de funcionalidades concretas. Estas iteraciones, también denominadas ‘sprints’, nos permiten ir obteniendo funcionalidades plenamente operativas que nuestros clientes pueden probar. De esta manera, pueden ir comprobando el avance en los desarrollos, y comprobar que lo que imaginamos juntos es plenamente operativo y tal y como se esperaba.

Con esto, conseguimos una forma de trabajar que nos permite retrasar todo lo posible la toma de decisiones que luego puedan tener un efecto negativo en el desarrollo y por lo tanto, una gestión del cambio costosa para el proyecto. Así mismo, con ese toque de Lean podemos reaccionar muy rápidamente ante los comentarios o ‘feedbacks’ de los usuarios de nuestras pruebas de desarrollo, incorporándolos rápidamente a nuestra siguiente iteración. Hay que tener en cuenta que cuanto más cortas sean esas iteraciones más fácil será adaptar el desarrollo a las necesidades actuales del cliente.

Nuestras herramientas, y al estar orientados a desarrollos express, son principalmente Symfony2 con Doctrine para creación de sistemas web. Con Symfony2 podemos ofrecer tiempos de desarrollo extraordinariamente cortos, y con toda la fiabilidad que tiene uno de los frameworks mas utilizados en el mundo. En el ámbito de las ‘app’, no nos gustan los sucedáneos, y nos encanta el acabado limpio y profesional que nos devuelven los lenguajes nativos de programación para apps, tanto el Android Studio como el Swift.

Si no fuésemos así, esto no sería Singular Factory, seríamos una más.

En SingularFactory hemos comprobado que si la gente trabaja a gusto con herramientas y metodologías que no les supongan un sufrimiento en cada tarea a realizar, sino que les simplifiquen la vida y les ayuden en sus tareas, son más felices. Somos buena gente que se divierte con lo que hace y que intenta siempre aportar un extra de creatividad e innovación a nuestro trabajo. Si no fuésemos así, esto no sería Singular Factory, seríamos una más.

Ver parte 1