¿Se imaginan?

Gustavo Medina del Rosario

¿Se imaginan un modelo de educación en el que todos los centros, profesores y alumnos están calificados y valorados? ¿En el que los centros públicos reciben donaciones privadas para conseguir alcanzar y mantener un nivel alto que prestigie el centro, la zona y la calidad educativa del Estado? Un sistema en el que los alumnos son continuamente motivados a ser los mejores del mes, un entorno basado en la meritocracia y a ser premiados por destacar sobre el resto. Todo esto contrasta con una auténtica persecución a lo que conocemos como bullying en el centro al alrededores, con controles de armas en muchos centros, donde una nota amenazante en un baño provoca la cancelación de clases y una investigación policial. Donde a los 11 años los alumnos reciben formación por parte de la policía sobre educación, amenazas , drogas, etc.

Un entorno que sin embargo consigue personas orgullosas de su país y seguras de sus posibilidades. Donde se motiva y recompensa la ambición.

Estudiante

Puede parecer que defienda y resalte el sistema como uno de los mejores, pero no es necesariamente así, como siempre las cosas no son binarias. En el país del liberalismo absoluto, hay aspectos buenos y otros que no me agradan tanto, siempre desde el punto de vista de un padre de familia con tradición europea.

Antecedentes: venir de un entorno educativo concertado en Canarias.

Documentación MUY recomendada: el documental “Waiting for Superman” http://www.imdb.com/title/tt1566648 en el que se hace un análisis objetivo y estadístico del sistema educativo de este país y sus contradicciones, ventajas y debilidades.

Como describía al comienzo de este artículo, todo es medido y evaluado al detalle. Lo que en Europa (muy de moda estos años en España y Canarias) conocemos como informes PISA, viene produciéndose y documentándose públicamente cada año en todo el país. Cualquiera de ustedes puede acceder a las puntuaciones de cualquier centro público.

Los directores de los centros son los responsables de la contratación de los profesores directamente, sin un organismo que les imponga los perfiles y les limite inversiones.

Muchos centros públicos son financiados por entidades privadas y antiguos alumnos. Cuanto mayor sea la puntuación de un centro, más caro es el metro cuadrado de la zona de influencia (sí, aquí no vale empadronarse en casa de la abuela para acceder al centro que deseas). ¿Se imagina el lector el perfil de empresas que subvencionan los centros? BINGO, aquellas interesadas en que el mercado inmobiliario de la zona se revalorice.

Cuanto más dinero disponga el centro, mejores profesores podrá contratar, mejores instalaciones, mejor control de alumnos por aula, más medios… mejor puntuación en el sistema. Metro cuadrado del barrio más caro.

Las empresas asumen con normalidad el tiempo que los padres han de dedicar a sus hijos

La participación de los padres y de la comunidad educativa en el funcionamiento del centro es otra arma poderosa. Las empresas asumen con normalidad el tiempo que los padres han de dedicar a sus hijos en detrimento del horario laboral. Desde la participación en actividades del centro, día del trabajo de los padres en los que los niños visitan los lugares de trabajo hasta algo tan simple como los turnos de ayuda para cruzar los pasos de peatones a los alumnos.

Todo empieza por homenajear el himno nacional y desarrollar el sentimiento de pertenencia y orgullo

Por otro lado, no tengo muy asimilado la constante presión que se ejerce a los alumnos a ser los mejores, a destacar sobre el resto, a competir desde el minuto uno y a recibir menciones por ello, prácticamente cada día, semana, mes y curso existen diversas estrategias para conseguirlo. Y todo empieza por homenajear el himno nacional y desarrollar el sentimiento de pertenencia y orgullo, que se impregna incluso a aquellos que están de visita en este país.

Cada año la tecnología en el modelo de enseñanza avanza de manera natural para todos. El listado de libros de texto ya es mucho menor al de aplicaciones, programas y claves de acceso a contenidos de todo tipo. Empezando por la repetición de las clases diarias digitalizadas en tiempo real para poder ser consultadas en casa. Las actividades extraescolares se comparten entre deportes, robótica, arte, programación, etc.

Todo esto sin embargo contrasta con la explícita batalla contra el bullying, con buzones de denuncia cada pocos metros, con juicios sumarios y públicos a los acosadores y con , por ejemplo, la eliminación del tradicional recreo como foco principal de problemas y abusos.

La experiencia multicultural ha conseguido inhibir prejuicios, ganar en sociabilidad y dotar de perspectiva a los niños.

Con la experiencia de un año soy incapaz de valorar los dos sistemas que he vivido. Con el tiempo podré hacerlo con mejor criterio, pero sí es cierto que los chicos están obligados a leer varios libros semanales y reflexionar sobre ellos, y que la experiencia multicultural ha conseguido inhibir prejuicios, ganar en sociabilidad y dotar de perspectiva a los niños.

Dejo al lector decidir si en el país de la especialización, los recursos y la investigación aplicada, el sistema es el bueno.

Gustavo Medina del Rosario

Gustavo Medina

CEO - The Singular Factory S.L.
Linkedin | linkedin.com/in/gustavomed/