Viaje MEX-MIAMI. Paxta Gansa

Gustavo Medina del Rosario

Hay un proverbio africano que dice así:

“Si quieres ir rápido, ve solo. Pero si quieres llegar lejos, busca compañía.”

En el siglo XXI la diferencia no está entre empresas grandes y pequeñas, sino rápidas o lentas.

Desde el punto de vista de una Startup esta es una reflexión interesante. Ya se sabe que en el siglo XXI la diferencia no está entre empresas grandes y pequeñas, sino rápidas o lentas. Sin embargo un buen compañero de viaje fiable y que aporte todo aquello que necesita el proyecto, te puede llevar muy lejos, pero además muy rápido.

Existe más dinero que buenas ideas.

Este mundo de fondos de inversión, angel investors, etc. es un tema muy entretenido. En general tengo la sensación de que existe más dinero que buenas ideas. Y lo que es peor, más ideas que gente capaz de ejecutarlas con eficacia.

Frente a todas la teorías y consejos a la hora de pedir dinero, en realidad todo es muy sencillo: el sentido común. No hay más, pero parece que no abunda. Por lo general la pregunta que debes responder cuando presentas un proyecto a un candidato a compañero de viaje es: ¿en qué me voy a gastar tu dinero? Tan sencillo como eso. Y tener la convicción de que eres tú quien está eligiendo el equipo con el que pretendes llegar lejos.

Debes creerte capaz de sacar todo eso adelante, debes ser capaz de transmitirlo y sobre todo debes creer en el proyecto.

Tras muchos años en esto, he de reconocer que cada vez es más sencillo para mi conseguir ese tipo recursos. Presentar propuestas, proyectos, conseguir el dinero para empujarlos. Y aprovecho para añadir otro concepto: autoestima. Debes creerte capaz de sacar todo eso adelante, debes ser capaz de transmitirlo y sobre todo debes creer en el proyecto. Puede parecer obvio pero me temo que he encontrado muchos proyectos que toda su viabilidad depende de recibir una ayuda determinada. Si no se recibe el emprendedor no emprende. Porque básicamente no cree en su propia aventura. Como anécdota comentaré que alguna que otra vez (más de tres como poco) me he topado con la frase: “pero si hay que devolverlo” en referencia a préstamos de bajo interés generalmente promovidos por la parte pública que tradicionalmente otorgaba subvenciones a fondo perdido. Es un monstruo que en algunas regiones hemos ido creando.

Con la experiencia cada vez resulta más fácil identificar buenos proyectos, argumentarlos, financiarlos e intentar ejecutarlos. De hecho llegamos al final de esta reflexión: la calidad del dinero.

dinero cualificado..

Esto es lo que en Estados Unidos se denomina “Smart Money”, y que en mi libre traducción transmito cuando lo comento como dinero cualificado. No es otra cosa que buscar a tu compañero de viaje en función no sólo de la cantidad de recursos económicos que puede ofrecerte sino de su calidad. De su capacidad de ayudar al proyecto aportando mercado, contactos, promoción, etc. Algunos ejemplos de moda son los denominados “media for equity”, muy utilizado por medios de comunicación para rellenar la cuota de anuncios no cedidos, ofrecerlo a emprendedores y entrar en las compañías.

De este tipo los que más me gustan son aquellos que aportan valor para dar soporte a la siguiente ronda. De tal forma que el emprendedor se pueda centrar en administrar los recursos otorgados para conseguir los objetivos marcados; cuando antes mejor, y acceder a más recursos o a un posible exit con la ayuda de ese compañero de viaje que te ayuda a ir rápido y lejos.

Gustavo Medina del Rosario

Gustavo Medina

CEO - The Singular Factory S.L.
Linkedin | linkedin.com/in/gustavomed/