Vuelo Miami-Lima, Fintech, amenaza u oportunidad

Gustavo Medina del Rosario

Los bancos no pueden arriesgarse a quedarse inmóviles

Fintech: el uso de hardware y/o software para proveer servicios financieros vía innovación tecnológica. Esta innovación puede venir en manera de servicios innovadores, productos innovadores, software innovador etc.

Según datos de UBS, desde el año 2010 se han invertido en proyectos tecnológicos asociados al sector financiero más de 50.000 millones de dólares. Sólo el 2015 fueron 22.000 millones de dólares. Y la cosa no tiene pinta de aflojar. De hecho la tendencia es la contraria.

Los bancos no pueden arriesgarse a quedarse inmóviles y aquellos que activen procesos de innovación y digitalización (mediante adquisiciones o colaboración con nuevos actores) tendrán una opción.

Más del 15% de la población en mercados desarrollados reconoce haber realizado una transacción monetaria fuera de la banca tradicional

8926b4ab4afc1b3314a4a1150c1d9c88

 

Entre los riesgos de desintermediación financiera existe el riesgo de que nuevos proyectos amenacen el status quo actual en actividades como:

Pagos móviles: Más del 15% de la población en mercados desarrollados reconoce haber realizado una transacción monetaria fuera de la banca tradicional en los últimos 12 meses. Pero lo impresionante es que esa cantidad es muy superior en mercados en desarrollo, incluyendo usuarios fuera del acceso a banca tradicional (out banked)

Préstamos entre particulares, empresas y de particulares a empresas: EL índice de satisfacción de este tipo de operaciones es alto y representa una enorme oportunidad en mercados en desarrollo, donde la cantidad de usuarios fuera del circuito bancario es enorme.

Las empresas que desarrollan proyectos fintech bordean la regulación y presionan a una industria muy tradicional que, a pesar de eso, no debería verlo como una amenaza sino como la oportunidad de abrazar nuevas posibilidades de negocio con costes de operación menores y eficacia maximizada.

Lo que todos estos intentamos aportar desde esta nueva visión son:

– Plataformas mucho más eficientes y de menor coste.

Nuevas ideas, nuevas opciones a los consumidores y empresas. Con acceso a servicios más económicos y nuevas formas de acceder a servicios financieros. Transferwise, un servicio que utilizo con frecuencia, tiene unas comisiones del 0,5% frente al 5-8% de la banca tradicional.

– Tecnología al servicio de la seguridad.

Aunque pueda parecer lo contrario, se han desarrollado nuevos algoritmos y protocolos que aseguran los flujos de capital de manera más efectiva y barata de implementar. Blockchain es un ejemplo perfecto que avala y simplifica procesos y contratos.

– El interface de usuario marca la diferencia

La rápida introducción de smartphones entre la población pilló con el paso cambiado a muchas industrias. Un nuevo canal había nacido y comenzó una carrera para colonizarlo. Hasta hace relativamente poco tiempo (un par de años) el sector financiero no ha comenzado a implantar verdaderas herramientas financieras para sus clientes en estos nuevos canales. Durante ese tiempo se dio oportunidad a que los pioneros tecnológico-financieros tomasen posiciones. Hoy en día sigue existiendo esa ventaja, hasta el punto de que para muchas entidades es demasiado tarde. Y comienzan a perder espacios que monopolizaban no hace mucho.

Simplificar los interfaces de usuario, hacerlos accesibles a usuarios no profesionales desde el punto de vista financiero, la aparición de servicios como PayPal, Apple Pay, etc que permiten realizar pagos sin la tradicional tarjeta de crédito o débito representan el principio del cambio.

desde la empresa hemos afrontado desde hace años diferentes proyectos Fintech

Pequeñas start-ups son capaces de hacer sencillos y triviales procesos hasta ahora complejos.

Los reguladores nacionales son muy cautelosos pero receptivos a toda esta innovación financiera. En el marco del World Economic Forum (en abril de este año), los reguladores financieros, bancos y representantes de start-ups acordaron trabajar para definir un espacio en el que desarrollar el concepto de Fintech mientras se preserva la estabilidad financiera de los nuevos canales.

Personalmente, desde la empresa hemos afrontado desde hace años diferentes proyectos Fintech, primero para terceros y ahora con nuestros propios conceptos y desarrollos. Nos hemos enfocado en Wupplier, un original proceso de adelanto de facturas con financiación de pequeños inversores mediante lo que ahora se llama crowdfunding, pero enfocado al concepto de crowdlending (o nuestra versión crowdfactoring).

Así que la historia continuará pronto y lo compartiremos con todos ustedes para bien o para mal.

Gustavo Medina del Rosario

Gustavo Medina

CEO - The Singular Factory S.L.
Linkedin | linkedin.com/in/gustavomed/