Vuelo Miami - New Orleans

Gustavo Medina del Rosario
La gestión de las startups

Continuamente estamos aprendiendo. Hay profesiones que requieren una formación y actualización continua, pero en realidad no es así, hay individuos que disfrutan adquiriendo nuevos conocimientos y experiencias. De libros, de otros, de la red, etc. Cuando se crea la magia y confluye un trabajo intensivo en actualización y una persona motivada en aprender, ocurren cosas fantásticas.

El fenómeno de startups no solo trae nuevos modelos de negocio, implica nuevas formas de llevar una compañía. Es cierto que estas a su vez deberían retroalimentarse de la experiencia de modelos de éxito tradicionales, pero sólo de lo que aporte valor, porque es precisamente ese concepto de disrupción, lo que abre oportunidades novedosas hasta ahora.

Me permito destacar algunas de las características que negocios tradicionales podrían aplicar a partir de los emprendimientos que surgen estos últimos años. Conocidos o no. De éxito o de fracaso.

**Customer centric**

Construir una empresa y un modelo de negocio alrededor de lo que el cliente necesita.
Un modelo que consiga ser y hacer algo útil, relevante y de valor para las personas. Algo diferencial. Que cree una experiencia de cliente antes, durante y tras la venta. Para conseguir no sólo con ello más beneficios, sino la lealtad del usuario.

Amazon es un buen ejemplo. Tiene claro que su cliente quiere productos asequibles, con valoraciones objetivas, con entregas muy rápidas… y a por ello.

Esto, que es muy sencillo de describir, es muy complicado de conseguir. No sólo hay que trabajar la experiencia, la comunicación, la lealtad… el contacto con el cliente debe llevarse desde los puestos ejecutivos de las compañías.

**Lean startup**
Existen muchos tópicos asociados a este modelo de trabajo. Hay una especialmente curiosa que llama la atención por su contundencia y es de las que más controversia levanta:

“Equivócate rápido”.

Tras este concepto existe toda una teoría de gestión de proyectos y empresas.

En síntesis el modelo “Lean” nos intenta transmitir que debemos identificar lo que denominan el producto (o servicio) mínimo viable que nos sirva para probar el producto, el modelo de negocio, la respuesta del mercado etc. Y sobre esa experiencia pivotar, mejorar, probar y seguir. Construir, probar/medir, aprender/corregir.

Las personas que desarrollan su actividad profesional en una empresa quieren un trabajo que tenga sentido y aporte valor a nivel personal o social y a su vez un jefe del que aprender. Puedes poner un futbolín si quieres y una cesta de fruta gratis diaria, pero sin las dos primeras cosas, todo tiembla

**Cultura de compañía**

Una empresa rentable sin cultura interna tiene un futuro incierto.

Aquí va una… modelo Google

“Happy people makes happy clientes. And happy clients makes happy business”. Se entiende muy bien en varios idiomas.

Aquí va otra desde Netflix:

“La cultura es aquello por lo que contratas, remuneras y despides”.

Las personas que desarrollan su actividad profesional en una empresa quieren un trabajo que tenga sentido y aporte valor a nivel personal o social y a su vez un jefe del que aprender. Puedes poner un futbolín si quieres y una cesta de fruta gratis diaria, pero sin las dos primeras cosas, todo tiembla.

Con el tiempo la compañía podrá crecer y crear estructura complejas. No importa lo rápido que lo haga. Los objetivos deben seguir claros y ser comunicados a todos y a todo nivel. No deben existir dudas sobre los objetivos que se han de alcanzar individualmente para perseguir el plan establecido. Y cada miembro del equipo debe entender que su trabajo encaja en ese plan.

**Innovar o morir**

Una de las definiciones que más me gustan cuando hablamos de innovación es aquella que la distingue de la investigación: Sólo se alcanza si el cliente acaba comprándola.

No hay mucho más que añadir sobre este punto. No es algo que las startups nos hayan traído como novedad. Apple vs Nokia. Kodak vs Instagram y así una lista muy larga de paradojas que avalan esta característica en empresas, que acaba siendo una necesidad de supervivencia.

**Get simple, Get smart**

Medir, medir y medir. Este concepto viene muy relacionado con los párrafos sobre Lean Startup. 

Definir un producto mínimo viable implica identificar aquello que realmente aporta valor al producto. De la manera más simple para alcanzar el objetivo. Eliminando todo lo superfluo y desde luego todo aquello que dilata y encarece su puesta en el mercado.

Pero junto a él le acompaña la necesidad de aprender de la experiencia y para ello hay que medir. Identificar los 5 ó 6 indicadores que nos van a ayudar a tomar decisiones siguiendo el hilo de: dato + estructura = información + contextualización = conocimiento, con el que finalmente podemos tener más garantías de intentar tomar nuestras mejores decisiones.

Gustavo Medina del Rosario

Gustavo Medina

CEO - The Singular Factory S.L.
Linkedin | linkedin.com/in/gustavomed/